Decidir es avanzar

Partes de un video de ventas

Tenemos miedo a decidir.

A final de cuentas, cuando decido A estoy renunciando a B, C, y D. Al menos, aparentemente.

Además mientras estoy haciendo lo preciso para A, mi cabeza está constantemente oscilando con preguntas de…

¿me habré equivocado?
¿no hubiera sido mejor coger C?
… y similares.

Evidentemente esto hace que no avances hacia A al ritmo que podría ser. Lo que implica reforzar la duda y la desconfianza en ti mismo y tus decisiones.

Ahora, por un momento, piensa que una elección es sólo una priorización.

Elijo A ahora, por que creo que es lo más conveniente, no significa que alguna de las otras opciones no puedan entrar en el camino o que tenga que renunciar a ellas para siempre definitivamente.

A continuación, entiende que el control es una fantasía.

Por ejemplo;

¿qué vas a pensar dentro de 5 minutos?. No tienes ni la más remota idea. Y si no sabes ni que vas a pensar tu mismo, como puedes esperar tener control de algo en la vida.

La vida está para vivirla, por si alguna vez te habías hecho la pregunta.

Vivirla es caminar, relacionarse, aportar, aprender.

Mi maestro Fernando Moreno lo resumía en;

“Lo que cuenta al final del camino es haber aportado y disfrutar del proceso”

Una vez fijado el objetivo, conseguir A, olvídate de él y céntrate en lo que si está en tu mano, tus metas de comportamiento.

Estate atento a las señales de si el proceso va correcto o no, y haz autoevaluaciones sinceras. Tanto de hasta que punto estás haciendo lo que hay que hacer, como de hasta que punto eso que estás haciendo te acerca a lo que realmente quieres.

¿Cada cuánto tiempo te sientas a solas contigo mismo para hacer una autoevaluación sincera?

La respuesta más frecuente es…

NUNCA. Estoy demasiado ocupado corriendo, como para saber si estoy corriendo en la dirección adecuada.

“para quién no sabe donde va, cualquier viento le es propicio”
Séneca

Además, si veo que me estoy equivocando me sentiré mal.

Ni de lejos vivo la vida que deseaba, ni de lejos mi trabajo es tan gratificante como levantarme cada mañana con una sonrisa y ganas de comenzar.

PERO, esto es lo que hay… . La resignación es la enemiga del Entusiasmo.

Y de nuevo el bucle del pensamiento que te mantiene infeliz y estancado, se refuerza.

Una BUENA NOTICIA, tu tienes ya todo lo que necesitas para salir de ahi. Bueno todo salvo un tres de cosas, que sólo tú puedes darte.

Honestidad para decirte a ti mismo que algo esta muy lejos de funcionar como deseas.

Permiso para explorar posibilidades

Compromiso para adquirir algún conocimiento -si es preciso-, y en cualquier caso para comenzar a cambiar tu comportamiento cotidiano.

Decidir es avanzar. Avanzar tiene que ver con VIVIR, no con acertar.

¿Cuántas veces algo que parecía malo en tu vida terminó siendo un regalo?. ¿Cuántas veces algo que parecía bueno y deseable dejó de serlo nada más conseguirlo?. ¿Y si no hubiera un camino “mejor” que otro sino que el camino se hace al andar, al decidir?.


?

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *