Montar un negocio, ¿cambias tu pregunta?

Partes de un video de ventas

¿Montar un negocio?, las preguntas equivocadas te darán respuestas equivocadas.

montar un negocio preguntas equivocadas

La situación

Todos los que tenemos este venenillo (o locura ¿?) de no buscar un puesto de trabajo fijo, con sueldo seguro y vacaciones pagadas, hemos vivido mil veces un proceso similar a este…

Alguien decía que los que montan sus propios negocios es por que en realidad son in-empleables. Una idea para desarrollar en otro artículo.

Ya sea por razón de tus estudios, o por que “quieres” montar un negocio, en algún momento has pensado en como podría ser. Mientras la idea está en tu cabeza todo funciona a la perfección, y te es fácil verte ganando un buen dinero, teniendo una vida relativamente cómoda, y viajando en cruceros a lugares remotos.

En algún momento, crees que tu idea está madura, y tiendes a contársela a alguien. Normalmente escoges por criterios de cercanía, facilidad de acceso, y familiaridad…

es lo normal cuando se tiene en cuenta que en la barra del bar todos somos médicos, abogados, y entrenadores de la selección nacional.

Y vas y le dices…. oye, ¿que te parece si monto -pon aquí el negocio que prefieras-?

Entonces, alguien que probablemente piensa que lo mejor del mundo es la jornada de 8 horas y el sueldo corto pero seguro a final de mes, te dice que le parece estupendo, y que te va a ir muy bien. O que estás loco, y que lo que tienes es que buscarte un trabajo “de verdad”. En realidad su respuesta no suele importar demasiado.

Por que tu sabes que estás en lo cierto.

Ayuda experta

Quizá recurras a un Consultor, Asesor, o especialista en montar negocios. Como en todas las profesiones los hay buenos, malos y regulares.

Es frecuente que se centren en el “como” de ese negocio. Según el perfil de ayuda que hayas escogido, te contará de trámites burocráticos o te hablará de obligaciones fiscales, o te puede ayudar a pensar sobre el negocio, su modelo y viabilidad.

Y resulta, que nadie puede ver lo que hay en tu cabeza. Incluso si lo desciendes a una plan escrito, algunas de las cuestiones realmente importantes serán pasadas por alto, o respondidas con vagas palabras bonitas.

Lo importante es lo que no se ve

En cualquier caso, una vez que te pones en marcha, compruebas que todo es más complicado e impredecible de lo que tu pensabas y de lo que nunca te dijo nadie.

Y es que hace unos años se comenzó a emplear a diestro y siniestro la palabra “Emprendedor”. Guauuuu!!!!

Ahora sí, es tu momento, si quieres puedes, te damos facilidades, sigue estos 5 pasos, … y mucha, mucha, muchísima MIERDA por el estilo.

Hice mi primer intento empresarial allá por el 1996. Desde entonces he comenzado y dejado varios personales, y he participado en muchos con clientes.

Algunos aprendizajes

Mis conclusiones pocas y sencillas:

– Aunque estudio cada día, cada vez se menos de los llamados factores del éxito y cómo conseguirlos.

– Sobre todo, me refiero a los aspectos más personales y humanos. Los más complejos de identificar, no digamos ya de modelar y copiar.

– Es MUY COMPLICADO crear un autoempleo (de startups y similares, ya hablé aquí) que te produzca un nivel de ingresos aceptables sin robarte el tiempo, la vida, la salud, el entusiasmo.

– Es todavía MÁS COMPLICADO, mantenerlo en el tiempo durante años. Lo que hiciste para comenzar, dejar de servir o queda obsoleto poco tiempo después.

La vida de alguien que quiere montar su autoempleo (ya sea como profesional o mediante algún tipo de negocio), en general se parece más a la de un aspirante a actor en Hollywood, que a la de uno de esos modelos triunfadores del deporte o los negocios, o a la del funcionario que todo español lleva dentro.

– Por cada Messi o Cristiano Ronaldo, hay literalmente decenas de miles que nunca llegaron y que “hicieron lo mismo”. Con Tesla, Amazon, Zara-Inditex, y el resto de ejemplos con los que somos bombardeados, tres cuartos de lo mismo.

– Normalmente los “modelos de éxito” se explican mirando hacia atrás. Una vez que ha sucedido, y no quedó en el camino como la mayoría. Se “idealizan” las posibles causas y se omiten mil factores que intervinieron en ese caso particular.

– Las ideas brillantes están muy bien. Hacer un negocio desde una idea brillante es otra cosa muy diferente.

Si la idea es mediocre, es todavía más complejo hacer negocio de ella. Sólo echa una mirada a la típica calle comercial de tu ciudad. Si eres un poco crítico, y tienes algo de memoria, te darás cuenta del gran número de locales que cambian de negocio cada poco tiempo.

La cruda realidad al montar un negocio

No es “malo” ser emprendedor. Pero …

Ser emprendedor es una “actitud mental” relacionada con ver problemas y pensar en soluciones. Ver problemas en las personas y las sociedades, querer cambiarlos por soluciones concretas, eficaces y prácticas (¿podría ser esto una definición de lo que es marketing?).

Unos lo transforman en dinero (negocios), otros no como Médicos sin Fronteras, por poner un ejemplo.

¿Sabés cuál es el “problema”?

Que de las actitudes mentales no se vive.

Se vive del trabajo. No sé si es una maldición bíblica, o sencillamente una descripción del funcionamiento de este sistema que llamamos humanidad.

¿Queda claro que te vas a tener que levantar temprano por la mañana, que te va a tocar resolver marrones y problemas?.

Y que en el mundo de los in-empleables que creamos nuestros autoempleos con la esperanza que algún día sean negocios rentables, trabajar y recibir dinero NO están asociados como cuándo eres un empleado. ¿Tienes esto bien claro?.

Antes te decía que con una concepto brillante ya es difícil hacer un negocio rentable. Así que ya sea que estés pensando montar un negocio nuevo, o lleves un tiempo con el tuyo en marcha, creo que cuándo hables con alguien sobre lo tuyo, tienes que cambiar la pregunta.

Antes, decías, … oye, voy a montar un negocio – pon aquí el tuyo-, ¿qué te parece?.

Ahora, comienzas a decir … oye, voy a montar un negocio – pon aquí el tuyo-, dime:

¿cómo crees que podrías convertirlo en algo extraordinario, asombroso, espectacular?

¿Y ahora qué?

Así que ahora, te invito a que te hagas esa pregunta a tí mismo, y en los comentarios digas que nuevas respuestas te aporta.

¿Extraordinario, asombroso, y espectacular?. ¿Qué menos, no?. Si en el origen de tu intención no está algo parecido a esto, y te mueve pasión por resolver un problema que tienen otras personas

De verdad, con la mano en el corazón. Te sugiero que te dejes de rollos de emprender, startup, y similares y que te busques un “trabajo de verdad”, de esos con horario y sueldo.

Para montar tu negocio, o mejorarlo, pregúntate:

¿cómo puedes hacer que tu actividad profesional o negocio sean algo extraordinario, asombroso y espectacular?.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *