No es vender, es servir

No es vender, es servir

La palabra VENTA tiene asociadas miles de connotaciones negativas, para que decir lo contrario.

Además muchas de estas con tan inconscientes que ni siquiera se sabe que están.

Quizá un enfoque diferente te pueda ayudar a cambiar tus resultados.

¿Y si vender se relaciona más con solucionar un problema de alguien que con llenar la cartera y quitarle el dinero a otro?

No se exactamente cuál es tu trabajo cotidiano. Pero si estás en este blog es probable que seas un profesional, que tengas una consulta o despacho, quizá un pequeño negocio.

Tu producto o servicio SIRVE para reducir o eliminar un problema que alguien tiene. En otro caso, el problema lo tienes tu.

Hay una venta, que se basa en el espíritu de servicio, y que no necesita de presión, ni “malas” artes, ni técnicas de manipulación.

Cuatro pasos desde el servicio

Es sólo comprender un poco al ser humano y seguir las siguientes directrices:

Saber que existes

Es el primer paso. Si las personas no saben que existes como profesional, no es posible que te busquen para solucionar sus problemas.

¿Estás haciendo lo suficiente para darte a conocer?, ¿tienes una estrategia?.

Entender el trabajo que realizas y lo que aportas

Esta parte tiene un cierto componente de dificultad. En el mundo de hoy una vez que las etiquetas son difusas y nadie sabe de todo en ningún campo.

Es frecuente que sea complejo explicar de un modo entendible el trabajo que realizamos, nuestra aportación.

Es muy frecuente (demasiado) que ves extensos listados de técnicas que el 99% de la población ignora su sentido y función.

Un ejercicio MUY práctico;

Prueba a contarle a qué te dedicas a un niño de 5 años, y a tu abuela.

Después diles que sean ellos lo que te cuenten lo que han entendido.

Fusiona ambas ideas, y has mejorado seguro tu explicación acerca de qué trabajo realizas y lo que aportas.

Crear afinidad y confianza

La afinidad surge de algo intangible, es ver que en cierto sentido eres una persona similar a tu cliente. Independientemente que por tu razón profesional puedes ayudarle con alguno de sus problemas.

La confianza es ardua de crear y fácil de perder. En el mundo que vivimos, van a ser tus publicaciones y declaraciones públicas las que establezcan este criterio de confianza y credibilidad.

Si con ellas transmites que sabes de las soluciones, se te acercará la gente que tenga esos problemas.

Decisión de comprar

Fíjate que no digo vender o venderle.

Hablo que la persona entiende por este proceso que acabamos de describir, que ese problema que no le deja dormir o le estropea la vida tiene una solución.

Que tú eres la persona adecuada para dársela.

Que ahora es el momento de poner fin a la situación eligiendo comprar tu producto o servicio.

Conclusión

Lo puedes complicar más, lo puedes seguir haciendo como hasta ahora, o puedes evolucionar tu mente y tus acciones.

Si llegas a ser magnífico sirviendo soluciones a algún grupo de personas, es más que probable que no tengas que perseguir a nadie para hacerle que te compre por insistencia.

Y tú, ¿cuál es tu proceso de venta?, ¿cómo es tu vocación de servir y solucionar problemas?


?

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *